FALSIFICACION DE DOCUMENTOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Robo de Identidad

 

Se denuncia un caso de robo de identidad cada diez horas

Es por la falsificación de documentos en todo el país

Muchos de esos DNI que desaparecen en el propio desorden o en algunas manos mágicas, no se denuncian. Eso puede convertirse en la carnada perfecta para los delincuentes que, con vapor o con arte, despegan la hoja plastificada, cambian la foto, la dirección y falsifican recibos de sueldo y servicios para sacar créditos o hacer compras de miles de pesos con una identidad robada. Sólo en 2009 hubo 1 denuncia cada 10 horas por falsificación de documentos de identidad. 

La última estadística de la Procuración General de la Nación indica que el año pasado se denunciaron en el país 918 casos de "falsificación o adulteración" de DNI. Daniel Monastersky, abogado especializado en protección de datos, explicó: "El robo de identidad sucede a partir del hurto del DNI o desde documentos en blanco, es decir, cuando los roban a una repartición oficial. En el primer caso, despegan el plástico transparente y cambian la foto y el domicilio para que no llegue una factura de pago y el titular se entere enseguida de que hicieron compras a su nombre. Para sacar un crédito también necesitan un servicio y un recibo de sueldo que falsifican con Photoshop para que coincida con los datos del DNI. Los datos del trabajo los sacan de las bases de datos ilegales de ANSES que se venden por Internet". 

Este tipo de fraudes no es un delito nuevo, "sin embargo, ocurre cada vez más seguido -y en las cadenas de electrodomésticos están muy preocupados-, porque la tecnología colabora: si no circularan mails ofreciendo bases de datos no estaría el combo disponible. Además, es sencillo acceder a la información que la gente carga en las redes sociales para completar documentos en blanco", agrega. ¿Qué pueden hacer con una identidad ajena?: "Comprar desde un celular hasta un auto, sacar tarjetas de crédito, crear un sociedad comercial, dar de alta servicios, sacar créditos personales o prendarios. Uno puede terminar con el sueldo embargado o preso si compran un auto y matan a alguien", detalla.

Cada año, el Registro Nacional de las Personas repone 1.500.000 documentos que fueron perdidos, robados o sufrieron el paso de los años o del lavarropas. Esas reposiciones significan el 40% de su producción anual. 

Se cree que los mecanismos de seguridad del nuevo DNI van a complicar el negocio de los falsificadores: "El nuevo DNI viene con una tarjeta que sirve para hacer cualquier trámite, excepto votar y casarse. Además, no se deteriora y tiene un código de bloqueo como las tarjetas de crédito, por lo cual, ante robo o extravío, se denuncia y se bloquea", dijo el secretario de Interior, Marcio Barbosa. 

En dos meses ya se entregaron 500.000 DNI nuevos "que salen impresos con foto, huellas y firma digital: no tienen un adhesivo, por lo que, si se quieren despegar, se destruyen. Además, ahora se envían terminados a los domicilios por lo cual se eliminó la circulación de documentos en blanco que podían ser robados por algún empleado infiel", explicó Mora Arqueta, directora del Registro. 

Un proyecto es que, este año, los bancos y las entidades crediticias puedan consultar online si un DNI está bloqueado. Pero que el nuevo DNI sea más seguro no significa que haya que correr a tramitarlo. El plan es que, de acá a 10 años, todo el país tenga el mismo. 

 

...............................................................

 

OPERABA DESDE HACE DOS AÑOS EN LA CAPITAL Y EL CONURBANO

Detienen a un estafador que tenía más de 180 DNI

Compraba objetos electrónicos sacando créditos con identidad falsa y los revendía.

Todos los días usaba una identidad distinta. A tal punto, que llegó a tener más de 180 nombres diferentes y la misma cantidad de domicilios falsos. Así, un hombre de 57 años logró adulterar documentos de identidad y usar tarjetas de compras de distintas empresas para adquirir electrodomésticos y mercaderías que luego revendía por Internet. "El hombre de las mil caras" fue detenido ayer en el barrio porteño de Balvanera, acusado de fraguar documentos y tarjetas de compras.

Según los policías de la División Defraudaciones y Estafas de la Federal -que investigan el caso desde hace cuatro meses, el hombre usaba 180 identidades para hacer la maniobra y en su departamento también le encontraron casi 200 chips telefónicos con los que cometía las estafas.

"En su mayoría eran documentos robados o extraviados, pero todos legítimos. Una vez que los obtenía, les cambiaba la fotografía por una suya, o en otros casos sacaba fotocopias de distintos documentos y en esas copias también ponía su foto. Así aprovechaba para comprar electrodomésticos y teléfonos celulares que luego ofrecía por Internet", explicó a Clarín el comisario Omar Bravo.

Aunque aún no se sabe la cantidad de damnificados que hay por esta maniobra, los investigadores pudieron establecer que el hombre operaba desde hacía dos años en Capital Federal y el conurbano.

Las compras con DNI y tarjetas falsas las había hecho en grandes cadenas y empresas de telefonía celular. Así, entre los que realizaron las denuncias de las estafas están Garbarino, Compumundo, Frávega, Personal y Claro, entre otras firmas, según contaron los investigadores.

"Era tantas las identidades y los domicilios que usaba, que para llegar a él hubo que recorrer más de 30 domicilios. Muchos no existían o eran direcciones de inmobiliarias, fiambrerías, y terrenos baldíos", contó Bravo.

En muchos casos, el sospechoso ni siquiera llegaba a entregar los aparatos que ofrecía por internet, y así obtenía una doble ganancia.

Es que el estafador ofrecía a los compradores que depositaran el dinero en una caja de ahorro antes de hacer la entrega de su pedido. Pero en realidad, el hombre se quedaba tanto con el dinero como con los electrodomésticos, porque el domicilio y teléfono que daba eran falsos y nunca los compradores lo podían hallar.

El hombre fue detenido en su departamento ubicado en un segundo piso de Paso al 400, donde vivía solo y funcionaba su "oficina" para concretar las operaciones.

Se presentaba en sociedad como comerciante. Allí se secuestraron, además, unos 200 chips de telefonía celular, gran cantidad de cédulas, los DNI y hasta certificados de discapacidad, fotos originales 4x4 de las víctimas del robo de documentos, las suyas y computadoras e impresoras.

El detenido fue trasladado a la Alcaidía de la Superintendencia de Investigaciones Federales, donde quedó a disposición del juez federal Claudio Bonadío, a cargo de la causa.

.......................................................................................................

La pesadilla del hombre al que un secuestrador le robó la identidad.
Fernando Pittari tiene 40 años y trabaja en el Automóvil Club. Tiene pedido de captura porque el cerebro de la banda que se llevó al joven Cristian Schaerer en Corrientes usa su nombre para escapar de la Policía.

Las personas que sufrieron el robo de su identidad durante los últimos siete años en la Argentina según las denuncias que figuran en la Procuración General de la Nación son 10.584.
Tras sobreponerse al accidente doméstico de un familiar cercano Fernando Pittari (40) esperaba como un bálsamo las vacaciones que había planeado en Punta del Este. Preparó las valijas y se fue a Aeroparque con su familia sin imaginar que ese 6 de marzo de 2004 comenzaría un calvario que sigue padeciendo aun hoy. “Señor usted no puede viajar”. Figura que está en Paraguay. “Usted tiene un pedido de captura internacional”, fueron las palabras que le dijeron a este empleado del ACA, Fernando se quedó mudo.
Cuando reaccionó encontró solo “malos tratos” ni siquiera lo dejaron tomar sus remedios para la presión. “Yo soy empleado, tengo mi DNI de siempre debe haber una confusión tengo a mi familia conmigo hay un error”, trató de explicarle a la policía. Los agentes le dijeron que jueces de Corrientes y Resistencia pedían su detención.
Finalmente le dieron el permiso para viajar, aunque ya en Uruguay sintió que estaba preso. “Me llamaron hasta de INTERPOL al hotel para decirme que me vigilaban”. Nadie le explicaba el porque de la persecución hasta que un amigo de Buenos Aires escribió su nombre en Internet y halló un aviso: una recompensa por la captura de Fernando Pittari o Ricardo José “El Ruso” Lorhman uno de los hombres mas buscados de la Argentina por el secuestro extorsivo de Cristian Schaerer, ocurrido en Corrientes. Cuando el verdadero Pittari oyó la novedad no lo podía creer. Lorhman le había “robado” la identidad. Cuando volvió de Uruguay, en Aeroparque otra vez una comitiva lo aguardaba. “A mí me esperaba un grupo SWAT y al delincuente todavía no lo encontraron”, se queja Pittari.  De ahí se lo llevaron directo a declarar a Delitos Complejos de la Federal. Estuvo cuatro horas y de allí a la provincia de Corrientes.
“Me tuve que pagar el viaje y contratarme un abogado allá, nadie me ayudó y por ahora nadie me devolvió nada de todos los gastos que esto me generó”.
Ya en Corrientes, según la víctima, el juez reconoció que no era la persona que andaban buscando y corroboró sus datos, donde vivía y donde trabajaba.
Al otro día Pittari no solo tenía un doble que usaba su nombre y era buscado por la Policía del mundo sino que pasaría de ahí en más a ser un hipertenso crónico a sufrir ataques de pánico a no dormir nunca más en tres años una noche entera. “No se porque ni como Ahorman me eligió a mi. Creo que mi pero castigo es haber sido un tipo limpio toda mi vida. Eso lo beneficio  a mi me torturo asegura Pittari. Después de penar un año lo recibieron en el Ministerio del Interior y le advirtieron que nada se podía hacer hasta que el delincuente no fuera capturado. Se puso el apellido de su mama y hasta debió revalidar su casamiento y partidas de nacimiento. El problema no es que usa mi nombre sino que tiene mi número de documento. Y en el Gobierno me dijeron que no me pueden dar otro número.“Ahora como es posible que a los que cambian de sexo pueden cambiarle los documentos y a mi no”, se pregunta.
El robo de identidad falsificar documentos a nombre de otra persona real para estafar o pedir créditos a su nombre es un delito mas frecuente de lo que parece. Se denuncian cuatro casos por día según datos de la Procuración general de la Nación. La adulteración  de documento tiene una pena de hasta 8 años de prisión pero apenas un 7 por ciento de los casos llega a juicio.
Pittari asegura que mientras “el ruso” anda suelto, el vive en una cárcel. Y lo argumenta: no puede salir del país porque lo detienen en Migraciones no maneja por temor a que lo paren en un control policial, tiene licencia en le trabajo o los problemas de salud no puede pedir prestamos y no puede votar. Y no sale sin llevar en el bolsillo cinco fotocopias selladas por el ministerio del Interior donde dice que Pittari es en verdad Pittari y no Rodolfo Lorhman ni José Lorhman o Rodolfo Lorhamn Krentz.

CLARIN - 2/7/2007

Cómo prevenir el robo de identidad

Es un delito que creció en la era de la informática, pero que no es excluyente de los soportes tecnológicos. Tiene consecuencias que se inscriben tanto en el ámbito económico como en el de la salud. En las Jornadas de Seguridad Informática realizadas en la UTN brindaron claves y consejos para protegerse del robo de identidad.


El abogado Facundo Malaureille Peltzer, especializado en datos personales y seguridad de la información, disertó en las Jornadas de Seguridad Informática llevadas a cabo en la UTN Facultad Santa Fe.
El especialista se refirió al robo de identidad, definiéndolo como "aquella situación donde una persona se apropia indebidamente de los datos que identifican a otra y los utiliza para realizar algún tipo de actividad delictiva, por ejemplo, una estafa".
En la actualidad, los casos que más impacto tienen son los referidos al mundo del crédito, por ejemplo, cuando extraen datos de una persona vía Internet o sustraen sus documentos; luego, el estafador se presenta con la tarjeta de crédito y el DNI en un comercio o hace operaciones a través de la red, tales como extracciones o transferencias, en nombre del otro. "Por ese lado es donde se ve el mayor impacto explicó Malaureille- porque son delitos que hunden el crédito y complican más aún lo que son las actividades crediticias y bancarias. Pero, en verdad, los datos obtenidos en forma ilícita pueden ser utilizados también con otros fines. En EE.UU., por ejemplo, a través del robo del número de seguridad social, los hackers acceden a prestaciones o estudios médicos usando la identidad de otros. Lo más complicado es que, después, al titular le figuran estudios u operaciones que nunca se hizo. Las consecuencias, entonces, van hacia otros ámbitos, como el de la salud, no sólo al crédito".

Cuando dar los datos personales es peligroso 

El especialista remarcó que detrás de todas estas maniobras hay gente que sabe lo que hace, mientras que el usuario común desconoce quién puede estar detrás de una pantalla: "Cuando uno recibe un e-mail o un mensaje, no sabe quién está realmente detrás del mismo. Hay que generar mayor conciencia sobre qué significa dejar datos personales en un determinado lugar. Las personas tienen que saber lo que están haciendo: uno no se pone a pilotear un avión sin antes aprender a manejarlo. Así, un señor de otra generación a lo mejor está frente a una computadora y cree que es una pavada contestar un e-mail y mandar sus datos. Y quizás no tiene conciencia de cuáles son las consecuencias".
Otro de los delitos que se registraron en este ámbito son los que apuntan hacia las bases de datos de las consultoras de recursos humanos: "Cuando uno busca trabajo, deja su vida en las consultoras de RR.HH. Y en la Argentina hemos trabajado mucho en empresas de este tipo porque suelen solicitar datos que son innecesarios (por ejemplo, cuánto pretende ganar o cuánto gana el aplicante en la actualidad). Tendrían que confeccionarse planillas con campos de llenado obligatorio y otros alternativos, y diferenciarlos con un asterisco, así se brinda la posibilidad de optar. El problema más grave es que en las consultoras de RR.HH., por lo general, no existe ningún tipo seguridad. Un hacker puede meterse en estas bases de datos mucho más rápido de lo que lo hace en las de un banco (donde sí se ha abordado mucho sobre el tema de la seguridad informática). Por eso estamos trabajando para que todas estas empresas se adapten a la ley de hábeas data".

Al resguardo de los datos

Si bien el principio que regula el tema de la protección de datos es el Derecho de Autorregulación Informativa -es decir, uno autodetermina qué información quiere dar y a quién en función de la seguridad que le brinda el otro-, es la Ley Nacional de Hábeas Data Nº 25.326 del año 2000, con su decreto reglamentario de un año más tarde, la herramienta legal para que las personas puedan informarse sobre datos referidos a ellos y el propósito de su recolección en bancos o registros de datos, públicos o privados.
También hay disposiciones sancionadas por la autoridad de control, la Dirección Nacional de Datos Personales, como la Disposición 11 de 2006. "Esta disposición tipifica todas las medidas de seguridad que las empresas que han registrado sus bases de datos tienen que adoptar", explicó el profesional. "Pero hoy en día hay sólo unas 25.000 entidades que inscribieron sus bases de datos, mientras que las empresas que están operativas son alrededor de 200.000 (sólo en la ciudad de Buenos Aires). Evidentemente, el número de bases de datos inscriptas debería ser mucho mayor, porque estamos hablando de una ley nacional que hay que cumplir. Pero, por un lado, muchos todavía no entienden que la norma no vino a complicarles la vida, sino a proteger sus datos. Y, por el otro, es una realidad que hay gente que desconoce la existencia de esta ley. Por eso hay que hacer un esfuerzo por difundirla. Creo que, si fuéramos todos más concientes de la existencia de este tipo de normativas, a los delincuentes se les irían cerrando las puertas".
De todos modos, el especialista reconoció que hay una demanda clarísima en el mundo de la informática que apunta a que los legisladores sancionen una ley al respecto: "Hay muchos proyectos de delitos informáticos dando vueltas en el Congreso desde hace años y nada sale. Hoy en día, la persona que comete un crimen por Internet no puede ser castigada porque en el Código Penal argentino el delito no está específicamente contemplado".

No sólo a través de la informática

Si bien las formas más modernas de este tipo de ilícitos están relacionadas con la tecnología (porque es más difícil saber quién está del otro lado), también hay que ser conscientes de que los robos de datos y de identidad no sólo se dan a través de soportes informáticos. Tal como lo explicaba el Dr. Malaureille: "Quizás uno rompe un contrato o una nota que le sale mal en la impresora y la tira al tacho de basura. Y después, como es muy común hoy en día, viene alguien y te la revisa. Por más que uno se proteja con fireworks y tenga todo encriptado en la computadora, hay otras formas de filtrar información confidencial".
De hecho, hace pocos días, el Banco HSBC de Inglaterra admitió haber perdido datos de 370.000 clientes que estaban en un disquete, el cual había sido enviado con un cadete... ¿Habrán tenido miedo de mandarlo por Internet?


En Argentina

En el año 2006 se fugaron datos de 12 millones de personas del Anses. Después de un año y medio, el juez que intervino, Dr. Julián Ercolini, logró procesar a un funcionario y a una empresa de informes comerciales de Córdoba, y elevar la causa a juicio. Alguien que, con los pocos elementos legales con que cuenta nuestro país, pudo hacer algo.

 

Las formas más comunes para robar información a las personas

Un informe elaborado por un sitio argentino especializado en el roo de identidad asegura que el 50% de las quejas que recibe son por usurpación de identidad. Las modalidades más denunciadas y los trucos más comunes

La usurpación de identidad
El robo de identidad es el delito de más rápido crecimiento en el mundo. Hasta no hace mucho tiempo, cuando un ladrón nos robaba la billetera o porta documentos, el dinero era lo único que pretendía. Eso esta cambiando, ahora lo más valioso es el número de DNI, la tarjeta de cajero crédito, de débito, los cheques y cualquier otro documento que contenga sus datos personales.
En el transcurso de un día normal, usted divulga esta información al hacer transacciones en persona, por teléfono y online para efectuar la compra de productos y servicios. Si esta información confidencial cae en manos de un delincuente, podría utilizarse para robarle su identidad financiera y realizar muchas de las actividades en nombre suyo.
Nadie esta a salvo de este delito ni podemos tener la certeza de que nunca le robarán su identidad, lo importante es conocer los métodos existentes para reducir las probabilidades de que usted se convierta en una víctima y qué medidas puede tomar si llegara a ocurrir.
En el 50% de los casos denunciados sobre robo de identidad, el mismo se había realizado en empresas de telefonía celular. La modalidad fue la siguiente:
Alguien se presenta en la empresa y, utilizando un documento apócrifo compra un teléfono celular, el cual es cargado en la cuenta de la victima, a la cual le llegara la factura para su posterior pago.
En este caso, los damnificados hacen hincapié en las deficiencias para identificar y verificar la identidad de la persona, comentan que la empresa de telecomunicaciones no toma ningún recaudo y que no pueden tener una base de datos con todos los clientes.
En uno de los casos, la victima era cliente y comentó que deberían haberse asegurado si era la persona correcta la que realizaba la transacción, dado que ellos tenían en su poder su fotocopia del DNI.

Robo de contraseñas
El robo de contraseñas es otra de las modalidades que esta en aumento. En algunos de los casos se utilizan para enviar mensajes usurpando la identidad de la victima y en otros, como en el phishing, para poder ingresar en las cuentas de home banking de los clientes y realizar transferencias del dinero a un tercero.
Si bien todavía no existen damnificados por casos de phishing en la Argentina, en lo que va del año ocho entidades bancarias han sido victimas de esta nueva modalidad delictiva.

Secuestro de archivos a cambio de rescate
La modalidad de trabajo es la siguiente: el código malicioso infecta la computadora del usuario por los medios normalmente utilizados por cualquier malware y procede a cifrar los documentos que encuentra (los de uso diario), eliminando la información original y dejando un archivo de texto con las instrucciones para recuperarlos. Los delincuentes posteriormente solicitan una recompensa para liberar los archivos cifrados.

Amenazas por Internet
Las amenazas por Internet se están convirtiendo en un hecho casi cotidiano. Las denuncias hacen especial hincapié en las amenazas anónimas en foros, fotologs y blogs de la red. En muchos de las denuncias, éstas llegan a causar perjuicios a nivel personal y laboral muy difíciles de superar, llegando incluso a provocar la ruptura de parejas.

Datos personales
La solicitud y recolección de datos a través de Internet no cumple, en la mayoría de los sitios con la ley de protección de datos personales. La misma, en su artículo seis obliga a los que recolecten datos a proporcionar al titular de los datos personales la información relativa a la finalidad, destinatarios, existencia de archivos, carácter obligatorio o facultativo de las respuestas, etc.

VOLVER

 

 

   

www.paraderos.com.ar | info@paraderos.com.ar